Cooper Tire aconseja a los conductores que sigan estos consejos básicos para manejar en invierno y para el mantenimiento de la llanta:

 

Drive cautiously:

Experts say the best advice for driving in harsh winter weather is to not drive at all, but according to the U.S. Department of Transportation, driving – even in ice or snow – is an everyday part of life for the owners of more than 250 million vehicles on the road in the U.S.

  • Calcule el doble de distancia de parada al frenar en condiciones no secas. Tomará más distancia antes de poder parar por completo en condiciones de nieve o hielo.
  • No suponga que un vehículo con tracción en las cuatro ruedas se detendrá más rápidamente que los de tracción en dos ruedas; la tracción en las cuatro ruedas no ofrece ninguna ventaja al frenar.
  • Siempre reduzca la velocidad en condiciones de invierno.
  • Al comprar llantas de invierno, remplace las cuatro llantas. Debido a las diferentes capacidades de agarre de las llantas de verano, invierno y cuatro estaciones, el conductor no contará con todos los beneficios de maniobrabilidad y tracción si no se reemplazan todos las llantas.
  • Los conductores deben tener en cuenta que lo mejor es consultar el manual del propietario para ver qué mantenimiento y servicio debe recibir su vehículo en clima frío.

 

Examine tread:

The only part of a vehicle to touch the road is the tires, and tire tread is a vital part of handling, cornering, accelerating and braking.

  • Para manejar en condiciones climáticas de invierno, una regla general es que cuanto mayor sea la profundidad de la banda de rodamiento, mejor es. La profundidad mínima de la banda de rodamiento de una llanta debe ser mayor a 2/32 de pulgada en toda la llanta. Los conductores pueden revisar la profundidad de la banda de rodamiento con una moneda estadounidense. Inserte el borde de la moneda en la banda de rodamiento haciendo que la cabeza de Lincoln ingrese primero. Si la parte superior de la cabeza de Lincoln queda cubierta por la banda de rodamiento, eso significa que hay al menos una cantidad de banda de rodamiento mínima aceptable; si la parte superior de la cabeza queda visible en cualquier ubicación de la llanta, la misma está desgastada y es momento de cambiarla. Para manejar en invierno en condiciones adversas, sus llantas deben exceder la profundidad mínima estándar de la banda de rodamiento.
  • Al examinar la banda de rodamiento, preste atención a signos de desgaste disparejo o daños como cortes, grietas, divisiones, orificios y protuberancias. Estas condiciones reducen la vida útil de las llantas y, si no se corrigen, pueden causar más daños, fallas o pérdida de aire en estos.

 

Test air pressure:

Tire pressure plays a critical role in the overall performance of tires. Cuando la llanta está subinflada se genera un esfuerzo excesivo sobre las mismas, mientras que cuando están sobreinfladas se genera un desgaste desparejo además de problemas de frenado y maniobrabilidad.

  • La presión de la llanta disminuye alrededor de una libra por pulgada cuadrada por cada 10 grados de descenso de la temperatura del aire exterior, de modo que es fundamental que los conductores revisen la presión de aire regularmente al acercarse el clima invernal.
  • Los conductores deben seguir los parámetros que se encuentran en el manual del propietario del vehículo o en la placa (o etiqueta) de la llanta que se encuentra en el borde de la puerta del vehículo para determinar la presión de aire adecuada para las llantas de su vehículo. Un mito común es que la presión de las llantas que aparece en la banda lateral es la presión óptima, cuando en realidad es la presión máxima.
  • La presión de aire se debe revisar cuando las llantas están tibias, o sea que no están calientes por haber manejado ni siquiera durante una milla.
  • Si alguna de estas revisiones revela la necesidad de mantenimiento, o cuando los conductores tengan dudas sobre el estado de las llantas, deben llevar su vehículo a un distribuidor de llantas para una inspección profesional.