Una correcta reparación de ponchaduras de llantas debe incluir un tapón y un parche. ¡Nunca considere ponerle solamente un tapón a la llanta!

Una reparación correcta de las llantas debe estar realizada por un profesional de servicio de llantas capacitado que utilice procedimientos aprobados por el fabricante. Si una llanta pierde continuamente presión de inflado o perdió su presión de inflado en parte o en su totalidad, se debe sacar de la rueda para una inspección interna completa en busca de daños. En el caso de los vehículos con doble llanta (duales), si una de las llantas dobles se desinfla bastante o está desinflada, la otra llanta soportará la carga por ambas, lo que resultará en una sobrecarga para las dos llantas. Por consiguiente, un profesional de servicios de llantas debe inspeccionar ambas para ver si están dañadas.

Jamás repare una llanta con un daño mayor a ¼ pulgada (6 mm) de diámetro. No repare ningún daño que se encuentre fuera del área de reparación de ponchaduras que se muestra abajo.

 
Las reparaciones de ponchaduras deben limitarse al área de la banda de rodamiento como se muestra arriba.

Solamente personal especialmente capacitado y con las herramientas y procedimientos adecuados debe reparar las llantas.

Cuando lleve una llanta a reparar, asegúrese de que el personal de reparación:

  • Nunca repare la llanta puesta en la rueda
  • Nunca use solo un tapón (vástago)
  • Nunca use solamente un parche.
  • Nunca use una cámara para reemplazar una reparación bien hecha

 

Si una llanta pierde continuamente presión de inflado o perdió su presión de inflado en parte o en su totalidad, se debe sacar de la rueda para una inspección interna completa en busca de daños. Manejar con llantas dañadas es peligroso. Una llanta dañada puede fallar de repente. Daños como la separación de la banda de rodamiento/correa, incluso con posterioridad, pueden causar un accidente y lesiones personales graves o incluso la muerte.

Nunca repare una llanta sin sacarla de la rueda para inspeccionarla por dentro. Nunca repare una llanta por fuera o puesta en la rueda.

 

La foto de arriba es un ejemplo de una llanta que se usó con déficit de presión y un objeto punzante que provocó un daño peligroso e irreparable en el recubrimiento interior y las capas. Este tipo de daño no habría sido visible desde el exterior de la llanta.

Se deben quitar todas las llantas de la rueda para inspeccionarlas y evaluar si se pueden reparar o deben ser reemplazadas.

 

Las llantas mal reparadas pueden fallar durante el uso, como por ejemplo con la separación de la banda de rodamiento/cinturón, lo que podría causar un accidente y lesiones personales graves o la muerte.

Las llantas siempre se deben reparar según lo indicado en el póster de la RMA: "Puncture Repair Procedures for Passenger and Light Truck Tires" (Procedimientos de reparación de llantas para vehículos de pasajeros y camionetas livianas).

 

Para obtener más información, consulte el Boletín de Servicio Nº 108 de Cooper "Procedimientos de reparación de llantas para vehículos de pasajeros y camionetas livianas".

 

Índices de velocidad.

Una vez que se repara una llanta con índice de velocidad fabricada por Cooper, el índice de velocidad ya no se aplica. La capacidad de velocidad del vehículo está limitada por la capacidad de velocidad de la llanta de repuesto. Una vez que se repara una llanta para vehículos de pasajeros con índice de velocidad fabricada por Cooper, la velocidad máxima para la llanta es de 85 mph (137 km/h).

Para obtener más información, consulte el Boletín de Servicio Nº 94 de Cooper "Advertencia de seguridad: llantas con índice de velocidad"