Si en la placa del vehículo o el manual del propietario se especifican llantas con índice de velocidad, las llantas de repuesto deben tener un índice de velocidad igual o superior para mantener la capacidad de velocidad del vehículo. Al reemplazar las llantas, consulte la placa del vehículo o el manual del propietario para ver el tamaño correcto. Si las llantas que aparecen en la placa del vehículo no tienen índices de velocidad, se puede colocar una llanta del tamaño adecuado con cualquier índice de velocidad. Cuando la placa del vehículo incluye un símbolo de velocidad, por ejemplo P205/55HR16 o P205/55R16 91H, la llanta de repuesto debe tener un símbolo del índice de velocidad igual o superior para mantener la capacidad de velocidad del vehículo. Si la llanta de repuesto no tiene índice de velocidad, la capacidad de velocidad del vehículo está limitada por la capacidad de velocidad de la llanta de repuesto. La velocidad máxima de una llanta de pasajero sin índice de velocidad fabricada por Cooper es de 85 mph (137 km/h).

Los índices de velocidad de las llantas no implican que los vehículos se puedan manejar de forma segura a la velocidad máxima para la que está clasificada la llanta, especialmente en condiciones adversas del clima y de la carretera, o si el vehículo tiene características inusuales. Nunca maneje un vehículo de manera insegura o ilegal.

Si las llantas de repuesto tienen una capacidad de velocidad menor a la especificada por el fabricante del vehículo, la velocidad del vehículo debe limitarse a la de la llanta de repuesto. Además, la maniobrabilidad del vehículo podría verse afectada. Consulte al fabricante del vehículo por recomendaciones.

Si tiene alguna pregunta, comuníquese con su distribuidor de llantas local