Llantas usadas

Llantas usadas

¡Si está pensando en comprar llantas usadas, tenga cuidado! Cooper recomienda no comprar nunca llantas usadas. El uso previo podría haber dañado la llanta internamente. Este daño puede hacer que la llanta falle de manera repentina. La garantía solamente cubre las llantas compradas nuevas por el comprador original y usadas en el vehículo en las que fueron instaladas por primera vez.

Cuando compra un automóvil o una camioneta con llantas usadas, ¿sabe de dónde vienen esas llantas? ¿Sabe si alguna de las llantas está dañada internamente o si se la reparó varias veces?

¿La llanta usada se sacó de una chatarrería de un vehículo que sufrió un accidente grave? ¿O la llanta usada fue la llanta de auxilio que estaba en el compartimento para equipaje, en la parte trasera de un SUV o debajo de una camioneta, expuesta al calor o a los elementos climáticos durante varios años? ¿La llanta usada se reparó inadecuadamente o tiene un daño interno provocado por un servicio anterior? ¿La llanta usada no tuvo mantenimiento, se usó con una presión baja de inflado o soportó una carga excepcionalmente pesada? Si no sabe las respuestas a estas preguntas, ¿realmente quiere arriesgarse y poner esa llanta en su vehículo?

Una vez que las llantas se colocan en un vehículo y este comienza a andar (esto incluye a las llantas de auxilio), se consideran "usadas". Existe un riesgo posible asociado con la instalación de llantas usadas con antecedentes inciertos o desconocidos.


Manejar con llantas dañadas es peligroso. Una llanta dañada puede fallar de repente y provocar situaciones que pueden causar lesiones personales graves o incluso la muerte. Las llantas deben ser inspeccionadas regularmente por un profesional de servicio de llantas competente.

No todos los daños que pueden provocar una falla se ven desde afuera. Por ejemplo, una reparación mal hecha o un daño en el recubrimiento interior de la llanta se pueden observar solamente si se inspecciona el interior de la misma, desmontada de la rueda. Es necesario que un profesional de servicio de llantas calificado inspeccione la condición interna y externa de la llanta usada antes de colocarla. En el caso de un vehículo usado comprado por un consumidor, la única manera de determinar la condición de sus llantas es que un profesional de servicio de llantas las desmonte para realizar este tipo de inspección.

Para obtener más información, consulte el Boletín de Servicio Nº 115 de Cooper "Llantas usadas de vehículos de pasajeros y camionetas livianas" .

Manténgase en movimiento